Rim Atiniir (PJ)

"Mi vida durante años se basó en luchar para sobrevivir, ahora, en la paz, solo me queda aprender a vivir"

Description:

Miraluka y antiguo esclavo de los Hutt que desea aprender a usar sus poderes naturales para la liberación de planetas a manos de la esclavitud. Sus características más distinguibles son: la venda que le envuelve los ojos y un cuerpo marcado de cicatrices; símbolo y recuerdo de su paso por los fosos de apuestas.

Su actitud hacia los demás es resignada y fría, sus compañeros dicen que es solitario, aunque trata con gran respeto a sus maestros. Ellos son aquellos que le dieron la vida pacífica con las que soñaba en sus largas estadías en los calabozos de un garito en Nal Hutta.

Su nivel cultural de por si es bajo; en 3 años a duras penas consiguió normalizar su acento del Básico para resultar entendible para la mayoría de las razas de la galaxia. Por su condición, la lectura le resulta inviable. Así pues durante los ratos libres pasaba su tiempo escuchando las lecciones del Maestro Altor Bort a escondida, al que le procesaba gran admiración, además de recorrer los bosques de Yavin; observando toda la vida que se le ofrece, desde los pequeños roedores, a las grandes construcciones alzadas en tiempos pasados. Maestro Luke siempre le dejaba hacer lo que quería por misteriosas razones.
A la edad de 16, el maestro Bort, por primera vez al terminar la clase se dirigió a él, que se encontraba en las sombras, para hablar. Allí, complacido por el interés de Rim por su clases día tras día, se animó a contar antiguas historias sobre los Miralukas en la Orden. Por primera vez, Rim, que siempre pensó que su raza siempre estuvo al borde de la extinción fueron una vez grandiosas y alabada en infinidad de mundos. Así pues decidió seguir adelante, con lo que aquellos caballeros llamaron ‘’El camino de la Fuerza’’; como hicieron sus antepasados antes que él. Desde ese momento Rim consagró su vida a Orden.

Altor Bort, en numerosas ocasiones, le insitió en ensamblar un sable láser, este se refería a él, en sus lecciones, como un instrumento legendario. Uno que traería paz a la galaxia, habló maravillas de maestros como Obi-wan Kenobi o Mace Window que destacaron en su dominio durante las guerras Clon, pero la lección más importante vino de uno de los mejores duelistas de la historia de la galaxia; Esta fue sin duda la de Revan, el jedi redimido. Esta despertó en Rim la idea de que el sable, como cualquier instrumento, puede ser manipulado de manera errónea haciéndote daño a ti mismo y a tus compañeros, pero es deber de saberlo encauzar su vida hacia los demás . Así como Revan alzó su hoja en contra de su orden, salvó la galaxia de las ambiciones de su aprendiz.

Ante tal lección Rim aceptó en la creación de su sable de luz , para ello usó metal refundido de sus antiguos grilletes, de los que no se pudo deshacer, además, añadió las vendas que usó durante su época en los fosos, para procurar un mejor agarre. El cristal sin embargo, lo consiguió durante una de las expediciones de su maestro a Taris; al explorar una cueva ,observó un flujo de fuerza que le llevó ante un cristal verde esmeralda, más tarde, descubrió, que esa cueva fue usada durante generaciones por padawans en la creación de su sable.

El manejo de este en si, le supuso un problema; no se le asemejó a ningún arma que había usado anteriormente, su centro de masa, era demasiado bajo y, acostumbrado a las armas contundentes, su poco peso hizo de su estilo de combate algo tosco.
Para corregirlo, centró su aprendizaje en la defensa más que en su poder ofensivo. Sin embargo, esto no implicaba no pudiera luchar.A la hora del ataque solía confiar en el uso de engaños y tretas que combinaba sutilmente, con su extraordinaria conexión con la fuerza. La mayoría de los maestros concuerdan, que su esgrima tiene mucho que mejorar, pero cuando le das libertad en sus acciones, sus métodos resultan ser bastante eficaces.

Bio:

Acto 1
Rim nació en las celdas de un pequeño palacio Hutt de Nal Hutta. Sus primeros recuerdos fueron fugaces, un agradable fulgor que le acariciaba mientras lloraba, y al rato, se quedaba dormido, palabras extrañas pero agradables que nunca llegó a comprender. Un día todo eso desapareció, el grisáceo vacío se le hizo común y hasta natural; además la masa deforme a la que le denominaban amo, como comúnmente él obligaba a llamarlo, le hacía visita de vez en cuando junto a sus guardias, con él traía siempre alguien con quien hablase Rim, a veces eran parecidos y pronunciaban las palabras claras y concisas, otras veces articulaban difícilmente algún sonido, entendible El hutt mientras tanto se quedaba quieto, pensativo, aunque seguramente simplemente estaba disfrutando.

A la edad de 6 años Rim salió de su celda por primera vez. Lo llevaron a una sala grande, junto a él más niños se quedaron perplejos. Estos eran aproximadamente de su tamaño, aunque sus aspectos parecían incluso más demacrados que el propio Rim. Un grito se alzó en el aire, y los pequeños empezaron a juntarse al borde del llanto. Roedores aparecieron de los alrededores e hicieron desaparecer a más de la mitad, en los primeros minutos. Uno por uno los niños fueron atacados por los roedores hasta solo quedar él. Cuando empezaron a acercarse Rim, por primera vez en su vida, sintió miedo. Su grito, alcanzó la estancia y retumbó a lo largo de decenas de metros. Las ratas retrocedieron levemente y dudaron. Una, la más grande, se aproximó rápidamente y se abalanzó sobre el joven Miraluka con una gran fiereza. Esta le arañó por todo su cuerpo, el dolor era cada vez más intenso. Sus dientes intentaron morder el cuello, pero este de alguna manera consiguió mantenerlo alejado. A su lado encontró algo puntiagudo, con rabia lo clavó al animal, pero este no cedió en su intento de acabar con su vida. En su límite su cuerpo se hiperrelajó, el objeto puntiagudo, ya clavado, salió disparado a través de la criatura matándolo en el acto. El hutt, conforme, ordenó sacar a los carroñeros de la sala y a llevar al chico arriba.
-Tu nombre a partir de ahora será Woomp, dijo riendo

Acto 2
Woomp subió con más chicos a una sala de entrenamiento. Al principio solo lloraban, algunos brillaban más que otros, aun así, su fulgor era casi imperceptibles entre tanta conmoción. Uno a uno fue nombrando por denominaciones extrañas, y se agruparon por parejas.

Su compañero fue Mando, un chico alto, fuerte, posiblemente años mayor que él; su marca era fuerte y atrevida, posiblemente propia de alguien que entrenó desde su nacimiento, parecía que había llegado hace poco. Este no le dirigió ninguna palabra y se preparó para el combate

Sus primeros combates juntos fueron un desastre, cada uno iba por su cuenta y las criaturas los rodeaban, pero ninguna conseguía asentarle golpes mortales. Así, a base de esfuerzo, y muchas cicatrices, llevaron el sobrenombre de los luchadores del fango.
En uno de sus entretiempos Mando le miró, parecía que no se encontraba del todo bien:
- ¿Woomp cuál es tu verdadero nombre? Woomp no supo responder a esa pregunta. Mi nombre es Rim dijo Mando al instante, pertenecía a un clan, un clan de verdaderos guerreros; pero un día, los trandoshanos atacaron. Aunque luchamos valerosamente, yo caí capturado, y aquí estoy. Se detuvo por un momento, ¿sabes?, creo que Woomp realmente no te pega como nombre. En mi lengua hay una palabra, Atiniir, esta significa el que nunca se rinde, perfectamente podría describirnos-dijo alegremente. No dejes que nadie te llame nunca más Woomp

El ultimo combate se acercó, este sería fuera de Nal Hutta, en las arenas mayores de Nar Shadda, la capital del sector. Si ganaban, era posible que pudiera acceder a la guardia del Hutt, al menos esa eran las condiciones.

El contendiente rival fue anunciado esta era una especie llamada Rancor, fuerte y letal; tal y como les gustaban a los espectadores.

Al empezar el combate, los primeros compases fueron fáciles, el Rancor se movía lento, lo suficiente para poder esquivarlo con facilidad, pero al hacerle los primeros cortes en los tendones, este se enfadó y agarró rápidamente a Rim del tobillo, lanzándolo. El sonido de huesos rotos retumbó en la estancia.

La rabia se adueñó del cuerpo Woomp, canalizando sus sentimientos sobre la criatura. Esta empezó a agonizar, su cuerpo temblaba incontrolablemente. Sus huesos y órganos internos quebraron. Su sangre, manchó la estancia, y aplausos llenaron la grada, todos menos los de una persona. Woomp dejó caer a la criatura y comprobó el estado de su compañero, pero este murió en el acto.

Acto 3
Disparos de bláster alcanzaron a los guardias que protegían el palco con una precisión envidiable. Una figura encapuchada se levantó. La gente huía a su alrededor, su bláster volvió a encenderse mientras con la otra mano hizo un ademán. Algunos sujetos le siguieron, estos empezaron a acabar con los guardias restantes de manera metódica hasta que la grada quedó completamente vacía. El hutt intentó huir, pero la figura le cortó el paso

-Sabes perfectamente por qué hemos venido aquí, gritó la figura central. Te explicamos muy claramente la última vez como debes de llevar tu negocio de especias, y no han pasado ni tres meses desde que vuelve a haber irregularidades en las entregas. Y ahora te encuentro haciendo dinero en este lugar.

-Sabes que este negocio me pertenece, nunca usaría el dinero del gremio para defraudarles . Aunque a lo mejor eres un hombre que entiendes mejor las cosas con dinero ¿Doble?, ¿triple de lo que os han ofrecido?, estoy seguro que lo puedo pagar

-No te preocupes, no hace falta que hagas las cuentas, de paso, mándale saludos a tus jefes. Con un simple disparo paralizante, el Hutt cayó aturdido en el suelo. Las figuras de su alrededor lo arrastraron hacia afuera
La figura volvió a echar un vistazo al Rancor y le devolvió a Woomp una mirada de incrédulo
.
- Lo que has hecho ahí abajo chico… ¿Como has llegado a manos de esta escoria?

Antes de responder su transpondedor se encendió.
-Parece que no vamos a tener demasiado tiempo para hablar , se dirigió a su comunicador y respondió:
-Trabajo terminado. Preparar la nave, y hazme un favor mandad un mensaje a estas coordenadas, ¿tenéis las balizas de socorro del último trabajo?

Durante el trayecto a la nave el hombre le dió a Rim algo de comer. Nunca había salido de ese lugar y verlo ahora desde lejos… El hombre se mostraba algo más inquieto. Su parche, junto con su barba canosa , le daba un aspecto temible.

-Empecemos por lo primero ¿Cómo te llamas?

Pensó en Rim, si hubieran aguantado un poco más, tal vez podrían haberse salvado a ambos.

- Me llamó Rim, Rim Atiniir
Bueno Rim , no tengo mucho tiempo para explicarte, así que empezaré por lo más sencillo. A dónde vas, son todos como tú, algo raros, en mi opinión, pero cuando lo conozcas les caerás bien.

Seguro que Él sabrá qué hacer contigo. Ah, chico, espero que estés familiarizado con las cápsulas de escapes.

Rim Atiniir (PJ)

SW Galaxy in Chaos: La Fuerza Unificadora javitosam9 vex511